El Déficit Atencional es Culpa del Sistema Escolar

Uno de los grandes mitos que lucho por derribar es el del Déficit Atencional, un “trastorno” que se ha convertido en la epidemia de los estudiantes de hoy.


El déficit atencional biológico implica por definición que nuestros hijos no pueden mantenerse concentrados en ninguna cosa por mucho tiempo ya que están biológicamente limitados. Según definición del Ministerio de Educación, el déficit atencional (DA), es una condición que produce alteraciones en la capacidad de atención y de concentración y se manifiesta en niños y niñas con inteligencia normal. Bajo esta definición tremendamente genérica llegamos a colegios donde hay más de un 70% de niños diagnosticados con TDAH. ¿Cómo puede ser que en una década se haya elevado tan rápidamente el nivel de TDAH? ¿Será un nuevo virus o algo parecido? o simplemente, ¿Será que el mundo ha cambiado?

Es cierto que TODOS nuestros hijos e hijas muestran “problemas de concentración” en los estudios pero pregúntese: ¿Cuánto tiempo es capaz su hijo o hija de mantenerse concentrado y enfocado en la pantalla de un computador, en el celular o en los videojuegos? ¡Horas! es la respuesta que me dan los padres incluyendo aquellos con hijos con supuestos “problemas de concentración” o “TDAH”. ¿Pero cómo? Por definición un niño con TDAH no podría estar por mucho tiempo concentrado en ninguna cosa, por lo tanto tampoco podría hacerlo frente a un computador. Entonces, ¿qué ocurre? La diferencia está en que los computadores y nuevas tecnologías sí saben estimular, utilizan colores, imágenes, sonidos y sobre todo interacción con los estudiantes, los hacen participar, los involucran en un aprendizaje activo, justo lo contrario de lo que hacemos en el colegio.

En mi opinión, duela a quien le duela, el 90% de los niños y jóvenes diagnosticados con TDAH hoy día, están “sobre diagnosticados”. Sus cerebros sí tienen la capacidad de producir “medicamentos naturales” que necesitan para concentrarse, algo que ocurre cuando están CORRECTAMENTE ESTIMULADOS, entretenidos, participando, siendo valorados. No es problema de ellos, es el sistema el que está fallando.

Este sistema probablemente funcionaba con estudiantes que nacieron en un mundo de los años 50, pero hoy día la generación del siglo XXI son niños que nacieron en un mundo totalmente distinto, son niños hiper estimulados, niños que a los 2 años ya saben manejar celulares y Tablet. El problema es que a estos niños los seguimos colocando en una sala de clases bajo el mismo sistema de hace ¡60 años! ¡Vaya sorpresa! Niños híper estimulados no se pueden adaptar a un sistema con cero estimulaciones.

Debemos combatir el problema desde el lado del estudiante y/o del sistema:

1) Empoderar a nuestros hijos “enseñándoles a aprender” para que aprendan a auto estimularse al estudiar, y 2) El sistema escolar debe adaptarse a esta nueva generación de jóvenes buscando nuevas estrategias de enseñanza activa que conviertan al estudiante en el verdadero protagonista de la clase.

No será un camino fácil pero los cambios van a llegar, es inevitable, solo esperemos no sacrificar, por nuestra pasividad, a una generación completa de jóvenes increíblemente talentosos.

¡VAMOS QUE SE PUEDE!

===============

“El coach educacional Pablo Menichetti enseña técnicas y herramientas de aprendizaje a estudiantes de todo el mundo. Sus programas ya han ayudado a miles de escolares a lograr mejores resultados en sus estudios, aumentar la motivación y nivel confianza. Obtén su informe GRATIS “52 hábitos para estudiantes excelentes”, en http://www.aprendizajeinteligente.net”

A %d blogueros les gusta esto: