Category Archives: Marcelo Nicolás de Jesús

La verdad nos hará libres

Cuando niños pequeños no sabemos mentir, para el infante todo transcurre según la buena fe de los actos, ellos están protegidos contra la mentira y el engaño…

Cuando caen las hojas

¿Cómo colaborar en el cuidado de nuestro medio natural y social? ¿cómo aprender a convivir en un planeta amenazado y en tránsito hacia el colapso? Quizás, cada respuesta dependerá de nuestra condición cultural personal, de cuánta información relevante podamos concluir.

Mundos desconocidos en plenitud y confianza

Nuestra imaginación alcanza lo imposible, este mundo real, en el cual habitamos, se presupone a la creatividad, a la posibilidad de construir espacios inhabitados más allá de la comprensión certera de nuestro intelecto.

Todo es posible después de mañana

Nuestra existencia humana se encuentra determinada por la posibilidad generando hipótesis posibles y teorías comprobadas, pero nada podemos asegurar, siempre habitamos en la incertidumbre.

Diálogo y comunicación en el mundo globalizado

Hoy en día, nos hace falta mirar hacia el pasado inmediato, sólo una generación anterior, quienes debieron vivir sin radio, televisión, teléfonos y computadores…

Buenos propósitos y deseo de felicidad

Sé feliz en la modesta realidad que te corresponde vivir, en la necesidad que oscurece el futuro incierto, en el apego a nuestros seres queridos…

La juventud: rebeldía y cambio

El joven de hoy en día es , por naturaleza, tecnológico y digital, manifiesta una comunicación innovadora en la forma, es parte de lo inmediato y lo desechable…

Educación: atender a la diversidad

Estamos ciertos que cada individuo es un ser único, exclusivo, en constante y permanente construcción, dotado de conocimientos, virtudes y defectos propios de la interacción con el otro, con necesidades educativas especiales.

Y Jesús se hizo hombre y habitó entre nosotros

Cuando vivimos Semana Santa, el pueblo cristiano devuelve la mirada hacia Cristo Jesús, Hijo de Dios quien dona su vida para salvación de la humanidad.

El hombre: Residente en tránsito sublime

El día anterior no nos pertenece, pero la memoria, como estructura que nos permite ubicuidad y pertenencia, nos regala la oportunidad de almacenar recuerdos gratos, amigables y felices, como así también, aquellos ingratos, tristes y frustrantes, momentos propios de la existencia humana sobre la faz de la tierra