¿Cómo proteger nuestra privacidad en la época digital?

La urgencia por legislar sobre esta materia es evidente, pero aún no se toman cartas en el asunto. Ante la falta protección legal en este tipo de situaciones, el llamado es a ser estratégicos con lo que compartimos.

Durante los últimos días, se vivió un intenso escenario de desprotección de datos digitales ante el caso de la plataforma Nido.org, en la cual se compartía material pornográfico adulto e infantil.

El polémico caso – que aún se encuentra en investigación – dejó expuesta la fragilidad de la protección de datos en internet, y lo fácil que es violar las barreras de privacidad. Todo apunta a que debemos proteger la información que compartimos en línea.

La urgencia por legislar sobre esta materia es evidente, pero aún no se toman cartas en el asunto. Ante la falta protección legal en este tipo de situaciones, el llamado es a ser estratégicos con lo que compartimos.

Cuando hay una filtración en Internet es difícil de eliminar por completo los datos sustraídos, como señala Uri Martinich, director de la agencia de reputación online ROI: “No se pueden sacar resultados de Google y en la mayoría de los casos no es ético. Salir de Google es casi imposible”, aunque comenta que estos sólo se pueden eliminar cuando “hay datos privados, como fotos del pasaporte, por ejemplo”, lo que sirve como una guía de qué debemos o no publicar.

Este es sólo uno de los riesgos que, con las herramientas pertinentes, podemos evitar correr al compartir nuestra información en línea.

¿Qué herramientas de ciberseguridad están a mi alcance?

La realidad es que no conocemos las alternativas que tenemos como usuarios para resguardar la privacidad, y prevenir cualquier tipo de ataque y acoso virtual.

La periodista y Magíster en Estudios de Género, Karen Vergara, es parte de Fundación Datos Protegidos, en donde buscan resguardar el derecho a privacidad en materia digital, en especial con su campaña contra la violencia de género en Internet.

Su trabajo consta en promover la protección de datos y privacidad, en espera de pronunciamiento de las autoridades del país ante este tema tan urgente.

“Hoy es difícil de hablar de contenidos sin riesgo, porque mucha de nuestra información ya da vuelta en internet”, comenta Vergara, quien a su vez recomienda “No compartir la ubicación en tiempo real” como un ejemplo.

En sus palabras, hay que evitar que cualquiera pueda hacerse un mapa de lo que uno hace habitualmente a través de las redes, por lo que es importante evitar compartir ubicaciones o actividades que están dentro de nuestra rutina.

“Debemos tener cuidado dónde conectamos nuestros teléfonos, a qué redes públicas accedemos, no hacer transacciones mostrando la clave y no compartir jamás la contraseña”. De hecho, la comunicadora enfatiza que esto último no debe suceder ni en contexto de pareja.

Hoy en día, uno de los factores de riesgo más grandes está en las aplicaciones que instalamos y piden acceso a otras funciones de nuestro celular. Es primordial revisar cautelosamente qué información estamos permitiendo entregar.

Educación digital

La tecnología nos ha proporcionado en muchos aspectos, un mundo de posibilidades a las que antes no se tenía acceso. Pero hemos de ser cautos con qué usamos y cómo lo hacemos. Los usuarios no pueden ser ingenuos y estar ajenos a este riesgo.

Karen estipula que “Las estrategias no evaden que esto siga sucediendo”, refiriéndose al caso puntual de Nido.org, aseverando que “hay que tener cuidado con estos tipos en específico”.

Esto lleva a que, además de toda estrategia individual, sean necesario políticas que protejan a la población, y para ello se requiere un trabajo de años enfocado a concientizar a la población en conjunto con instituciones y policías.

“El tema no se había tomado tan en consideración hasta ahora, y lo valoramos profundamente. La idea es que las mujeres puedan atreverse a denunciar y tengan la garantía de que aquello será acogido. Antes no había sanción, ni se tomaba en cuenta a las víctimas”, comenta Vergara.

Si bien aún hay mucho camino por recorrer, podemos caminar hacia un uso del internet más consciente y seguro, propiciando la democratización de la ciberseguridad.

Algunos consejos básicos que debes implementar ahora mismo, son:

  • Poner tus cuentas de redes sociales en modo privado.
  • En caso de no poder hacer lo anterior, revisar constantemente los perfiles que te siguen y que tienen acceso a tu información.
  • Nunca revelar demasiados datos personales en publicaciones en Internet, a menos de que se trate de servicios o productos con fines laborales.
  • Al optar por “geolocalizar” o compartir tu ubicación en publicaciones, procura hacerlo siempre de manera general: puedes colocar tu ciudad, y no específicamente el barrio o dirección puntual.
  • Pon atención a qué datos acceden tus aplicaciones.
  • Nunca compartir tu contraseña con terceros.
A %d blogueros les gusta esto: