Vicente Leiva: Memoria se paga con memoria

Una bicicleta blanca adornada con flores será el altar que nos recuerde a Vicente Leiva, el parralino que forjó memoria..

El día antes de que las calles quedaran vacías por la cuarentena, Parral aprovechó los últimos instantes de libertad para rendir tributo a quien pudo haber sido el guardián de nuestros recuerdos más preciados… Pero el trágico destino tenía otra cosa en mente.

Su nombre de nacimiento era Felipe Gatica Zambrano, pero tenía su alias marcado a fuego en el alma. Como Vicente Leiva logró perseguir su sueño de reencontrarse con los pasajes más recónditos de la historia de Parral, y llevaba varios años siendo el puente del vaivén cultural entre nuestra comuna y el puerto de Valparaíso.

Un simple detalle como el buzón de correos en Arrau Méndez, la villa de su infancia, lo inspiró a adentrarse en la memoria parralina hasta lograr plasmar, como en un sagrado escrito, los recuerdos de nuestra ciudad. Fotos, videos y párrafos en tinta fueron los pilares que levantaron su viaje al pasado impulsado por la nostalgia y el amor a su tierra.

Su aventura no fue solitaria. Como su espíritu vibraba con el folclore, tejió redes de talento entre músicos y cantores de nuestro pueblo. Vicente forjó la ruta musical de cordillera a mar, y con orgullo veía nacer cauces entre artistas, quienes también serían parte de nuestra memoria algún día.

Sin embargo, su partida prematura detuvo en seco sus sueños…

El 2 de noviembre de 2019, Vicente Leiva fue impactado por un vehículo mientras se dirigía a su casa en bicicleta, dejando sin previo aviso el lugar que amaba con todo su corazón. La noticia de su repentina partida quebrantó a miles de parralinos quienes tenían en él la esperanza de rearmar el pasado y atesorarlo preciadamente.

Algo de nosotros se fue con él, pero también algo de él se quedó con nosotros. Por eso, el 20 de noviembre de 2020 en el primer aniversario de su deceso, y mientras se levantaba el viento de la tarde, familiares, amigos, músicos y folcloristas se reunieron para honrar con cuecas y tonadas al invitado más preciado en la fiesta celestial.

Una bicicleta blanca adornada con flores será el altar que nos recuerde a Vicente Leiva, el parralino que forjó memoria, y aunque no pudo terminar su aventura al pasado, queda en nosotros revivirlo día a día, pues todos sabemos que memoria con memoria se paga.

A %d blogueros les gusta esto: