Mi mente ya no tiene voluntad, no puedo ser dueña de mis actos y mis labios no saben emitir otro sonido que no sea el de tu nombre.

Te pertenece mi alma porque mi corazón lo has cercado entre los muros de tu amor y con tu inmensa pasión hiciste tu rehén a mi cuerpo que clama hoy por tus caricias y por la fuerza de tus brazos que me rodean con fuerza, con su calor y vigor envolventes. Mi mente ya no tiene voluntad, no puedo ser dueña de mis actos y mis labios no saben emitir otro sonido que no sea el de tu nombre; de tu amor estoy embriagada como el mosto dulce y envolvente del vino que solo se compara con el más sublime manjar.

He soñado en infinidad de noches que contemplo la figura de tu cuerpo junto al mío, la suavidad de tus labios al rozar y el susurro de tu dulce voz emitiendo melodías sonoras que inundan mágicamente mis oídos, de solo evocar ese delicioso panorama mi corazón se engrandece y puedo igualarme a la luna, bailo
con las estrellas una mística danza de alegría rimbombante en donde mi corazón se convierte en un corsario errante y enamorado que se deja encantar y arrastrar por el torrente desencadenado de una efusiva pación.

Quisiera volver a encontrarte por los caminos de esta vida para rememorar juntos nuestro glorioso y romántico pasado, para devolver el tiempo y enredar nuestros destinos en un lazo de unión eterna; quisiera reparar mis errores y cumplir lo que hoy es mi anhelo, soñar de nuevo en tus brazos y regocijarme en tus besos embriagada por el amor y sentir en los pliegues de mi alma la satisfacción de verte y sentirte mío como el mar se adueña de la arena, tal cual el sol se apropia de la tierra, como la lluvia se apodera de las calles así estoy atada a ti, porque así me has amado y porque permaneceré a tu lado, atada al fuego de tus labios incondicional por el resto de mis días y aun perpetua en la eternidad.

1 pensamiento sobre “Soy tuya

  1. No existe la unión eterna ni tampoco los lazos kármicos.
    Si dos personas han sido pareja en sus vidas pasadas, ellos desde los planos espirituales acuerdan reencontrarse en el plano físico antes de encarnar, por eso eligen encarnar en lugares cercanos o familias amigas, y cuando se ven “por primera vez” sienten una gran atracción y no pueden saber la causa.
    Solo un 10% del espíritu anima al cuerpo físico, el 90% se queda en el plano espiritual para guiar a su parte encarnada.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: