Río Longaví ratifica la Información entregada por la DGA

La Junta de Vigilancia del Río Longaví y sus Afluentes en conjunto con la Dirección General de Aguas, indican la pureza permanente del recurso.

La Dirección General de Agua, DGA, indicó por informe que las aguas del Longaví siempre han estado en óptimas condiciones de Calidad. Esto, desestima lo mencionado equivocamente en el informe de “Metodología de Construcción de índice de Calidad de Aguas Superficiales”, realizado por Escenarios Hídricos 2030 de Chile, en abril de 2018.

En el informe indicado, se establecían altas cifras de arsénico (1,6 ppm). Lo que equivale a más de cien veces sobre los valores históricamente registrados en el Longaví. Es por ello que la Junta de Vigilancia del Río Longaví y sus Afluentes (JVRL) apeló, pues según las muestras de distintos años, jamás ha sido esa la situación. Finalmente, y en conjunto con la DGA, se desestimó de raíz tal indicación. 

“Siempre las aguas del Longaví han sido puras”, así informó el Presidente de la JVRL, Máximo Correa, quien comenta que desde la Organización se han preocupado de llevar adelante distintas acciones para preservar la buena calidad de sus aguas, además agradeció a la DGA por la corrección en los datos.

El Jefe (S) Departamento de Conservación y Protección de Recursos Hídricos de la DGA, Álvaro Maurin, aseguró que “gracias al buen ojo y actuar de la JVRL, se comunicaron con nosotros y revisamos las actas del análisis y efectivamente, había un problema informático que no correspondía, porque daba una cantidad de arsénico inusual. Así es que corregimos el dato y en realidad no era necesario hacer un nuevo monitoreo”

Por su parte, Máximo Correa, comentó que “tener una buena calidad de aguas permite tener tranquilidad en que nuestros cultivos son de buena calidad también. Sino, estaríamos llegando con frutas y verduras contaminadas a las casas de millones de personas. La DGA y nosotros, aseguramos que las aguas que se reparten desde el río Longaví nunca han tenido contaminación física, química o bacteriológica”.

Así mismo, Correa comenta lo riesgoso que son las publicaciones cuando la información es incorrecta, pues pone en duda el trabajo de prevención que se ha hecho desde hace más de 15 años en la zona. 

El mensaje a los usuarios que hace Álvaro Maurín, es que sigan preocupados en la cantidad y calidad de las aguas. “En esta situación fue una integración entre la ciudadanía y la institucionalidad. Es por ello que agradezco que hayan sido vigilantes en este sentido y que hayan detectado el problema para levantar la información y nosotros lo corroboramos”, finalizó. 

A %d blogueros les gusta esto: