Parral ha sido siempre una tierra de inspiración poética. La máxima demostración de esta afirmación es la inmensa proyección que desde esta tierra ha tenido la figura del vate Pablo Neruda, nacido en Parral, y quien es el más grande poeta de habla hispana de los Siglos XX y XXI.

A través del tiempo, muchos han sido los parralinos que han esparcido sus creaciones poéticas por todo Chile: Miguel Moreno Monroy y José Flores Leiva, entre otros, quienes han elevado el don de la palabra en las alas de la poesía.

Aquí en Parral la Poesía ha estado permanentemente viva, en la pluma de muchos cultores quienes –alimentados de un incansable espíritu- han logrado esparcir versos mensajeros de paz, amor, espiritualidad y realismo. En la década de los años 90 se fundó en nuestra ciudad la Sociedad de Escritores de Parral (SEP), la cual fue integrada –entre otros- por las personas que se señalan: Isabel de la Cruz Agurto Campos, Ana Delia Candia M., Marcelo Yáñez Medel, Lisbethy Fuentes Ramírez, Ana María Moraga Sepúlveda, Cristina Moraga Sepúlveda, Jorge Bravo Estay, Juan Vallejos Gutiérrez, Claudia Castillo O., Tatiana Olavarría, Laly de García, Ramón García C., Vita Rosa Ruiz, Clarybel Hidalgo, Luis Espinoza Olivares. Muchos de ellos actualmente integrantes activos de la Sociedad de Escritores. Excusas por más de alguna omisión.

Un reconocimiento a todos quienes han hecho posible que la poesía parralina se mantenga viva, plena, fecunda. Y como una forma de expresar gratitud, los siguientes versos del autor sirven de testimonio poético.

BAJO LA LLUVIA Y EL SOL… UNA SILUETA LLAMADA POESÍA.

Cada día nuestro Horizonte se adormece dulcemente, acunado en el incierto portal del último Rayo de Luz…

Cada día nuestro Espíritu se despierta para reclamar un trozo de luz y de sombras…

Bajo la Lluvia y el Sol cada día nuestra esencia se transforma, purificándose el sentimiento más noble que habita en nuestros silencios, como una ofrenda de infinita piedad hacia todas nuestras emociones…

Cada día nuestros sueños vuelan lejanamente hacia la infinita inmortalidad de la Poesía…

Así, con la luz en los ojos y la fuerza en las manos, nuestro mundo se expande hacia la profundidad de nuestro Espíritu…

Poesía, dame la sencillez del agua para comprender el señorío de la Lluvia…

Poesía, dame la nobleza del aire para entender los caminos de la Libertad…

Dame la placidez de los sueños para abrazar mis ideales de agua y aire, adormecidos en la madrugada de todos los días…

A %d blogueros les gusta esto: