La emprendedora de Parral que crea vestuario para caballos

Patricia Caamaño Ceballos es clienta del Centro de Negocios Sercotec que opera la Universidad Santo Tomás en Linares y por estos días ya trabaja en un nuevo pedido llegado desde Cauquenes.

De seguro usted ha observado más de alguna vez los cobertores o elementos que llevan los caballos en los momentos previos a enfrentar una carrera o simplemente porque sus dueños o dueñas buscan protegerlos y darles un mejor cuidado; pero lo que no sabe es que en Parral se ubica una de las personas dedicada a confección de estas vestimentas que incluyen carpas para caballos, mantas para la lluvia, alforjas, y peleros cuyo emprendimiento en el último tiempo ha ido ganando importantes clientes y no descarta seguir ampliando su zona de atención más allá de la zona central del país.

Patricia Caamaño Ceballos es clienta del Centro de Negocios Sercotec que opera la Universidad Santo Tomás en Linares y por estos días ya trabaja en un nuevo pedido llegado desde Cauquenes.

Pese a que sus inicios en materia de vestuarios fueron en torno a la confección de ropa para damas, al cabo de un tiempo y un poco también cansada por los minuciosos detalles que le solicitaban, hizo un alto en el camino y se dio cuenta que mucha gente trabaja en talabartería en Parral y eso la llevó a fijar la mirada en muy pocos confeccionaban elementos para caballos, hasta que preguntó en una tienda cuanto costaba uno de los cobertores y dijo que ella podía hacerlos.

“Ese fue el punto de partida, claro que tenía las puras ganas, porque no tenía ni dinero y menos los elementos para trabajar. Como pude me conseguí plata para comprar las telas y una amiga me prestó una máquina de coser. Con tan mala pata que se me quebraban las agujas y la máquina tradicional no se la podía para poder hacer la pega. Rompí hasta la máquina, así que obligada a invertir y comprar una mejor”, dice sonriendo mientras cuenta la anécdota.

El director regional de Sercotec, Gerardo Castillo, reconoció el espíritu emprendedor de la señora Patricia, comentando que “se trata de un caso que refleja fielmente que cuando se quiere emprender, pese a las dificultades que se enfrenta especialmente en los inicios; se puede. Sabemos de su esfuerzo y espíritu visionario y de como se ha ido abriendo camino en el tiempo. Sin duda un ejemplo a seguir, que como Gobierno estamos dispuestos a poder apoyar y a visibilizar en el trabajo que lleva adelante cada día”.

“Tengo muchas ideas y siempre estoy pensando en como hacer más y mejores estos productos. Al Centro de Negocios llegué para pedir dinero y poder potenciar mi trabajo pero a cambio recibí una asesoría clave que a la larga fue vital para poder ordenarme. Muchas veces los proyectos no sirven de nada si no hay claridad para poder apuntar a un objetivo y el apoyo que me entregó el equipo de asesores ha resultado valiosísimo para poder apuntar a metas claras, colocarme objetivos y poder hacer un registros y seguimiento acabado de la parte contable. Y así poder cuidar mis finanzas”, asegura Patricia.

“Estoy clara que el producto que trabajo no es tradicional por decirlo de alguna manera; pero es una buena fuente de ingreso y cada vez he ido sumando más contacto gracias a las redes que se han formado con el apoyo del Centro de Negocios. Además, mis clientes nunca reclaman, ¿se ha fijado que los caballos no dicen nada?”, dice riendo. 

Quienes deseen contactarle pueden hacerlo a través del celular +56 9 9860 5300 o buscarlos a través de su Fanpage como Confecciones Magiko .

A %d blogueros les gusta esto: