Esta aldea global que nos resguarda

En el continuo proceder de los acontecimientos, podemos planificar el futuro que se avecina, los grandes cambios que transforman el rostro de la tierra, la oportunidad de modificar las hipótesis para alcanzar nuevas teorías, para definir el afecto como un compromiso vital de la humanidad para su posible evolución, crecimiento y desarrollo.

Admiro, con dedicación, la evolución, desarrollo y crecimiento de nuestra sociedad, pues la historia la escriben los pueblos en actos cotidianos que unos con otros realizamos para resolver conflictos, solucionar problemas y realizar propuestas de futuro, amo este mundo, este lugar en el universo donde puedo habitar y compartir con otros de mi misma especie.

Elegir a nuestras autoridades a través del ejercicio democrático, es también así, una práctica válida y política que se sustenta en el gobierno de las mayorías que se deben elegir periódicamente. De tal modo, las comunidades organizadas, se permiten construir  una sociedad moderna y en permanente crecimiento. Además de poder elegir a quienes dirijan el destino de cada comunidad para alcanzar el vital desarrollo, también debemos proponer nuevos desafíos que humanicen la convivencia social, todos tenemos algo por decir, entre todos construimos el discurso público que hará eco en la realidad que nos corresponde vivir.

Apoyar al desvalido debe ser una acción constante, no podemos permitir que el hambre y la sed ataque a nuestras comunidades, que las necesidades materiales puedan ser mitigadas para erradicar la pobreza, qué la educación y la salud sean un derecho inalienable que se debe asegurar a todo ciudadano, qué el abrigo y cobijo sean para todos, qué se produzca una adecuada repartición de la riqueza, qué la libertad de pensamiento nos conduzcan a un equilibrio perfecto en paz y armonía, qué el respeto a la honra de las demás personas sean un valor fundamental.

Hoy en día, cuando la comunicación digital y las redes acercan a las personas, cuando podemos buscar información de cualquier materia y ésta pueda ser recabada en cualquier circunstancia, momento o lugar de residencia, cuando la sociedad evoluciona hacia mejores derroteros, cuando podemos disminuir las distancias sociales y las brechas que nos separan; entonces, dediquemos nuestro interés en avanzar hacia una convivencia armónica y proponer solución a la crisis social que agrede en todas las latitudes del orbe. Somos una especie en permanente cambio y transformación y hoy, debemos proyectar nuestro interés en un mundo nuevo, sin privilegios e igualitario para todos sin discriminación.

En el continuo proceder de los acontecimientos, podemos planificar el futuro que se avecina, los grandes cambios que transforman el rostro de la tierra, la oportunidad de modificar las hipótesis para alcanzar nuevas teorías, para definir el afecto como un compromiso vital de la humanidad para su posible evolución, crecimiento y desarrollo. Entre todos habitamos un mejor planeta, esta aldea global que nos resguarda. 

A %d blogueros les gusta esto: