CUERPOS AMANECIDOS

Poema de Marcelo Nicolás De Jesús

Nacieron hojas antes que manos y meteoros
las raíces escarbaron agua bajo el suelo
vino el vendaval cual metralla
para sepultar los cuerpos
luna hecha a trazos

Persiguen nebulosas entre galaxia y agujero
montañas de arena frente al océano
luz intermitente a la distancia
parpadeos procuran gestos
ira en silencio

Viento sur traspasa ojos, ruido inquieto resiste
la mañana apetece café tibio, canela
abrazo de mujer virgen
fibra óptica
señuelos

Entre tanto el agua apaga el fuego, se divierte
razón absuelta niega posesión, reflejos
caen sistemas bifocales
ira y opresión
en desvelo

A %d blogueros les gusta esto: