Corte Suprema condena a médico ginecóloga de Parral a pagar indemnización por mal diagnóstico

El máximo tribunal acogió un recurso de casación y condenó a la ginecóloga a pagar una indemnización de $ 10.000.000 a una mujer que sufrió la esterilización por la negligente atención de un embarazo tubario.


En fallo dividido la Tercera Sala del máximo tribunal -integrada por los ministros Sergio Muñoz, Rosa Egnem, María Eugenia Sandoval, Manuel Antonio Valderrama y el abogado (i) Álvaro Quintanilla- acogieron la acción presentada por Eulalia C.J. y ordenaron a la doctora Tatiana Nuñez Ursic pagar la millonaria indemnización.

El fallo establece la responsabilidad por falta a la lex artis de la médico en el diagnóstico del embarazo tubario de la mujer, a quien se le tuvo que extirpar sus trompas de Falopio en noviembre de 2015.

En el dictamen se sostiene que «Para estos sentenciadores, en la actuación de la doctora Núñez, no existe un simple error de diagnóstico compartido por tres médicos, que es lo que refiere la segunda pericia médica, toda vez que, sin bien puede ser aceptable que al momento del alta médica el 26 de octubre, los signos de la paciente pudieren ser compatibles con un aborto producido, lo cierto es que, en atención a que expresamente se señaló que era necesario un nuevo examen Beta HCG para confirmarlo, la doctora Núñez, nada hace para obtener su resultado. En este aspecto, el reproche incluso va más allá de la circunstancia de no haber hospitalizado a la paciente el referido día, puesto que ni siquiera existe constancia de que la referida profesional haya indicado a la paciente la necesidad y urgencia de realizar prontamente este examen, sin que pueda ser causal de exoneración de su responsabilidad el hecho de que la actora no haya llevado el examen el día de la consulta».

Además se afirma que: «Así, las lesiones sufridas por la demandante y que configuran el daño por el cual reclama indemnización, surgen como consecuencia inmediata y directa del incumplimiento de obligaciones de la demandada, quien no guardó la diligencia requerida en la atención brindada el día 2 de noviembre de 2005, lo que determinó que transcurrieran días sin adoptar las medidas necesarias para impedir la complicación del embarazo ectópico, que finalmente le produjo la infertilidad secundaria.

Así, es posible constatar la relación de causalidad entre el actuar negligente atribuido a la demandada incumplimiento culpable de sus obligaciones- y el daño producido».

La decisión se adoptó con el voto en contra del ministro Muñoz quien estuvo por acoger la demanda respecto de otros dos médicos y con el voto en contra de la ministra Egnem que fue partidaria de rechazar la demanda en su integridad.

Fuente: redmaule.com