Creo que es fundamental proponer una campaña presidencial sin agresiones personales, destacando, cada quien, su programa programático dando continuidad al ejercicio democrático que nos caracteriza como nación hace ya tres décadas.

Hemos asistido a un momento histórico en la convivencia política de nuestro país, validando el espíritu democrático de nuestra sociedad, en la cual, todos tenemos la libertad de expresar nuestra elección libre y soberana. El 21 de Noviembre del 2021, quedará en la memoria como el acto de elección de autoridades de la República que propuso numerosas nuevas realidades que; hoy, los analistas y cientistas político deberán decodificar y tratar de entender e interpretar; así mismo, comprender la expresión popular del mandato para las autoridades electas del Senado, la Cámara de Diputados y Consejo Regional. Por supuesto, felicitar a todas las autoridades electa y también; así, a quienes no pudieron ser elegidos, pues en el ejercicio democrático se valida la política nacional; aunque, en el evento recién concluido, existen nuevas variables y condicionantes que darán pie a la construcción de nuevo electorado y negociación.

    A todos, debe asistirnos el sentido de respeto por el otro, aceptar las diferencias, sin agresión y sin violencia, sin temor, en paz y concordia; de tal manera, podremos visualizar con optimismo el futuro de nuestra patria.

    En cuanto a la elección presidencial, debemos aprontarnos a una segunda vuelta entre José Antonio Kast y Grabriel Boric, la se realizará el día 19 de diciembre del presente; por lo cual, ambos candidatos desplegarán todo su campaña, para durante estas cuatro próximas semanas, captar al electorado, apelar a quienes no participaron durante la primera vuelta, encantar a los jóvenes que aún no deciden su participación y establecer las alianzas que permitan elegir el próximo presidente de Chile.

    También así, es importante destacar que las encuestas, como predictor de las elecciones, en esta oportunidad, tuvieron un bajo estándar de error y acertaron al elegir a los dos candidatos que se instalaban en segunda vuelta.

    Creo que es fundamental proponer una campaña presidencial sin agresiones personales, destacando, cada quien, su programa programático dando continuidad al ejercicio democrático que nos caracteriza como nación hace ya tres décadas.

    De esta manera se construye la próxima historia política del país y todas y todos quienes fuimos a votar demostramos la formación cívica que nos caracteriza y aplicando, en nuestro quehacer cotidiano, la formación ciudadana que tanta falta nos hace.

    Me gusta mi país votando, mi gente, los ciudadanos que ejercemos nuestro derecho a elegir a quienes nos representarán durante el próximo tiempo.

    Ahora, tenemos que tratar de entender la nueva realidad que se nos aparece y elegir al candidato que mejor represente nuestras ideas de sociedad que anhelamos: Por los ciudadanos y por nuestra patria.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: