Aguardar con mesura y paciencia el tiempo por venir

A la fecha, no tenemos certeza del retorno seguro a clases presenciales durante este caótico 2020, si debemos estar atentos a la evolución de la pandemia y las posibilidades reales y concreta de encontrarnos en el salón de clases para proponerse la restitución de saberes y la nivelación de aprendizajes.

De alguna manera, en la situación de pandemia que vivimos como sociedad, hemos debido asumir una nueva realidad, sobre todo, en nuestras relaciones sociales, en el encuentro, en el saludo, en la distancia social, uso de mascarilla, entre muchos otros que se han ido definiendo de acuerdo a la evolución de esta tremenda crisis que nos toca vivir.

Hemos suspendido los encuentros sociales para mitigar el contagio del Covid-19, debemos cuidar y cuidarnos, de nosotros depende, estar alertas y pendientes: El coronavirus mata.

Esta nueva realidad nos encontró sin preocupación inicial. No estuvimos preparados para realizar un cuidado certero ante el contagio inminente en el trato diario con el otro. Asignamos valor fundamental a las comunicaciones vía remota en diferentes plataformas para poder resolver todos aquellos quehaceres de la existencia que hoy, no pueden ser resueltos de manera presencial.

Las comunicaciones y la tecnología han logrado, mitigar, en parte, los estragos de la pandemia, la educación ha tenido una evolución vertiginosa, profesores, estudiantes y apoderados tienen la tarea de resolver de manera on-line muchos de los contenidos que se debieron instalar como aprendizajes relevantes del año en curso a través de una priorización del currículum, y determinar indicadores para aprobar el año lectivo y cotejar la asistencia a clases a través de los reportes que cada estudiante remite de manera escrita y/o de manera remota.

A la fecha, no tenemos certeza del retorno seguro a clases presenciales durante este caótico 2020, si debemos estar atentos a la evolución de la pandemia y las posibilidades reales y concreta de encontrarnos en el salón de clases para proponerse la restitución de saberes y la nivelación de aprendizajes.

Es el afán del sistema escolar resguardar la integridad física de niños y jóvenes encargados a su cuidado, asegurar la certeza de un retorno seguro y en condiciones estructurales de atender a las indicaciones que emanen del nivel central para la educación pública comunal y todo resguardo que merece esta crisis en plenitud.

Ante todo, debemos  asegurar la higiene sanitaria de nuestra población, cumplir con los protocolos de acción diseñados para tiempos de crisis y aguardar con mesura y paciencia el tiempo por venir, si sorteamos, con eficacia, el contagio del coronavirus podremos encontrarnos nuevamente con afecto y cariño para todos los seres más queridos.

Demos todo nuestro cuidado ante esta pandemia que nos agrede  sin misericordia, cuidémonos y cuidemos a nuestros semejantes.

A %d blogueros les gusta esto: