Un nuevo año que se va

La vida es hoy y hay que disfrutarla al máximo, sin fijarse en pequeñeces, tan solo dando prioridad a lo esencial de cada instante.


Otro año que se va lleno de experiencias y situaciones buenas y malas para cada uno de nosotros, es hora de serrar un nuevo siclo en nuestras vidas y realizar un balance de lo que ha traído este periodo de tiempo en nuestra existencia. ¡Cada año que se va es un paso que deja una huella en el camino de nuestras vidas, cada año representa una nueva historia en el libro de nuestro paso por este frágil planeta, cada minuto de nuestra experiencia nos proporciona enseñanzas, conocimientos, y lo más importante, crecimiento personal!

Con la llegada de un nuevo año se renuevan las ilusiones, los sentimientos se purifican y los proyectos de cada cual se revisten de nuevas fuerzas para cumplir las metas trazadas , los amores se visten de nuevas ilusiones, las pasiones se encienden consumiéndose en el fuego abrazador de los amantes, las familias se reencuentran y se olvidan los disgustos y las peleas se guardan en el cofre del olvido, la hermandad se fortalece y tanto amigos, hermanos y vecinos se funden en un abrazo fraterno e infinito.

Aunque transcurran los años, por más que el tiempo sea cruel con su avasallador transcurrir, es imprescindible no olvidar que somos seres frágiles que sucumben ante cualquier vicisitud de este mundo convulsionado, por ello es imprescindible aprovechar cada momento de esta vida, aprovechando cada segundo para disfrutar de lo que nos hace feliz y poder compartirlo con nuestros seres queridos.

La vida es hoy y hay que disfrutarla al máximo, sin fijarse en pequeñeces, tan solo dando prioridad a lo esencial de cada instante.

A %d blogueros les gusta esto: