Ser parte de una comunidad que te aprecia y valora

Debemos aprender a convivir sana y saludablemente sea cual sea nuestra posición social, económica o política, a todos por igual y de manera obligatoria sin excepción.

No asistir donde no me reciben con aprecio, evitar la gente agresiva y molesta, desarrollar una personalidad íntegra y de interacción con el otro, buscando siempre el bien superior del equilibrio y empatía con lo semejantes; pues tampoco podemos vivir aislado y en soledad absoluta en un mundo estructurado para comunicarse, dialogar y necesitar de los semejantes. Debemos aprender a convivir sana y saludablemente, ser parte de una comunidad que me aprecia y reconoce, vivir desde la óptica de una etapa de vida presente en este mundo y el tránsito hacia la redención después de la muerte, acción imposible de evitar en nuestra condición de seres nacidos para la muerte, sea cual sea nuestra posición social, económica o política, a todos por igual y de manera obligatoria sin excepción.

Debo disfrutar con el otro en familia y comunidad, somos parte de un entramado social que plantea una convivencia armónica entre personas, un diálogo constante y permanente que permite el mutuo crecimiento personal y el desarrollo integral de toda persona, pues la convivencia nos relaciona con el otro, permite crear lazos y vínculos, nos aglutina en grupos sociales, forma y fortalece el carácter, dimensiona infinitas posibilidades de aprendizaje, domina el temple y carácter, nos hace únicos y exclusivos. Somos seres gregarios, inteligentes y capaces, dueños de virtud y talento, únicos capaces de comunicarse con otros a partir del diálogo, de crear e inventar el mundo en el cual habitamos, de transformar el espacio vital a nuestro alrededor, de comprometerse a realizar acciones en el mediano y largo plazo, planificar con certeza acciones en el tiempo futuro; resguardar los secretos de una humanidad que siempre aspira al tiempo por venir, en el qué y cómo haré tal o cuál acción, dar valor a cada verbo como acción primordial en el diario cotidiano.

Hoy por hoy, en el tiempo moderno del presente continuo, todo transita a velocidad y rapidez inmediata, por lo cual valoramos cada segundo de nuestro tiempo, agradecidos del tiempo de ocio, del tiempo de descanso, de las oportunidades de viajar durante las vacaciones, de cubrir nuestras necesidades más básicas de acuerdo a un presupuesto que se define por el tipo de trabajo y el grado de profesionalismo en cada desempeño, por la evolución de los negocios, entre muchas otras realidades que conducen la existencia humana en sociedad. Valoramos la honestidad, el respeto a las virtudes más trascendentales de la sociedad moderna, el compromiso con el hacer antes que el tener a nuestro arbitrio, comprometerse a no vacilar ante la tentación de perjudicar al prójimo (entendido como el próximo) pues mis actos personales, de alguna u otra manera, influye en el vecino, el otro, aquel individuo que forma parte de mi círculo más cercano.

Entonces, ser parte de una comunidad que me aprecia y valora, es esencial para mantener la integridad del individuo, reconocerse jubiloso ante los eventos del cotidiano vivir, transitar por la vida esbozando una sonrisa, comprendiendo las necesidades del otro y tratando siempre de colaborar ante sus apremios. En este mundo real del tiempo moderno, debemos validar la solidaridad como valor supremo. Escribir en letras de fuego por sobre las nubes: “Más allá del aquí y ahora existe un total en plenitud absoluta” que debemos cuidar y resguardar para que el hombre en búsqueda de la perfección encuentre su centro piramidal o piedra angular del planeta en la galaxia; no estamos sólo, más allá del más allá existe el todo en plenitud y debemos asegurar nuestro encuentro en la redención de miles de millones de alma que golpean a las puertas del Reino.

No dejemos para mañana las obligaciones de hoy, el mañana puede ser muy tarde, es primordial visualizar el presente continuo, la realidad de una especie humana que transita por esta tierra en un afán cierto y de redención suprema.

A %d blogueros les gusta esto: