“Que tu mano izquierda no sepa lo que hace tu mano derecha”

En controversia con la cruda realidad de la gente humilde, a la cual se le representan todas las ayudas sociales financiadas por el Fisco.


El Evangelista San Mateo en el Capítulo 6 – versículo 3, plantea una enseñanza que a los católicos nos hace mucho sentido. Nos señala que todo lo que hagamos en el nombre de Dios -o por el poder de su Palabra- debemos hacerlo sin referirnos a nosotros, sin comentar nuestros dones espirituales con nadie, sin decirle a otros lo bueno que somos.

Significa que cuando hagamos una obra de misericordia, debemos hacerla en silencio, con humildad, prudencia, diligencia, templanza, castidad, paciencia, bondad, compasión, misericordia, etc. Para que nadie nos vea a nosotros, sino a la acción de Dios dentro de nosotros. Para que vean el Espíritu de Dios y no a nuestro cuerpo vanidoso. Para que le agradezcan a Dios, no a nuestra autosuficiencia. Para que sean buenos de corazón, no de los labios para afuera endulzando nuestro oído orgulloso. Los demás solo deben saber quiénes somos por la rectitud de nuestra conducta humana, mediante el observar a Dios en nuestras obras de misericordia.

La anterior reflexión cobra gran relevancia en la actualidad, cuando observamos cómo muchas Autoridades hacen gran alarde para entregar ayudas sociales que no son financiadas por sus bolsillos, sino que son financiadas con recursos fiscales, los cuales a su vez son aportados por todos los chilenos a través de impuestos de todo tipo.

Pero esto ya se convirtió en una lamentable costumbre. Así, la gente de escasos recursos debe asistir a Ceremonias y Actos en los cuales se les enrostra la ayuda que están recibiendo. ¡Qué lejana esta actitud con el claro Mensaje del Evangelio!

A través del país, Autoridades de diferente pelaje permanentemente entregan Viviendas, Subsidios, Sets de Eficiencia Energética, Canastas de Útiles Escolares, Computadores, Becas, Gratuidad Educacional, Hospitales, Agua Potable, Energía Eléctrica, Parques, Plazas de Juegos, Puentes, etc., etc., haciendo entrega de estos beneficios en franca actitud mesiánica. LA VERDAD ES QUE TODAS ESTAS OBRAS Y AYUDAS SON FINANCIADAS CON RECURSOS FISCALES, generados a través de Proyectos que generalmente se postulan a los Niveles Regionales (léase FNDR, FIE, entre otros) y provienen de aportes sectoriales pertenecientes a los diferentes Ministerios, los que también son entidades fiscales. En el fondo, ni siquiera son recursos de los Sres. Ministros, menos de los Sres. Parlamentarios, Gobernaciones o Municipalidades: SON RECURSOS FISCALES. Lo que hacen los Organismos Intermedios o Personalidades Políticas es GESTIONAR estos recursos mediante la presentación de Proyectos Sociales, los que pueden ser aprobados o rechazados. Ahí está la gracia: CÓMO SE REALIZA LA POSTULACIÓN DE PROYECTOS PARA ACCEDER A LOS RECURSOS.

¡Pero es saludable que quien haga entrega de una obra o recurso social de ayuda lo diga! ¡Para qué tanto misterio! Los recursos son de todos los chilenos!

También es saludable que las entregas se hagan con la mayor discreción, sin parafernalia,bombos y platillos, sobre todo en este año electoral en que puede dársele otra connotación.

Diferente es la situación si la ayuda la realiza un filántropo, como es el caso del Empresario Sr. Leonardo Farkas: él tendría todo el derecho a publicitar el acto de ayuda social o humanitaria, porque son sus recursos, es su dinero, y él es libre de hacer lo que se le ocurra con su patrimonio. Si a él le parece, lo puede anunciar por la tele, por la radio, por los diarios o por las redes sociales.

La nota positiva: este año 2016 el Ministerio de Educación remitió una Carta a todos los Establecimientos Educacionales de Chile que generan Subvención SEP, para que se informe a los Apoderados la condición de alumno Prioritario o Preferente de sus pupilos, información que deberá entregarse en forma individual y absolutamente confidencial.

Al firmar, el Apoderado que tiene esta condición recibirá una Carta y un Díptico, en el cual se le explica la procedencia de los recursos que legalmente son administrados por los Sostenedores Educacionales. Esto es lo que debe hacerse en la entrega de todas las ayudas sociales: actuar con discreción.

Finalmente, una experiencia para compartir: en otras décadas –cuando éramos estudiantes beneficiarios de la JUNAEB- concurríamos con nuestros Apoderados en forma individual y anónima para recibir un Set de útiles escolares, implementos Deportivos y hasta Becas en dinero. La entrega se hacía en una Bodega (ni siquiera era Oficina), que quedaba en calle “San Diego” entre Balmaceda y Urrutia (vereda sur). Todavía tengo elrecuerdo de la dulce y amable actitud de la señora María Contreras, quien nos atendía junto a un diligente colaborador, don Jorgito Guzmán: solo dos personas para atender a todos los beneficiarios de Parral. A la distancia, gracias a ambos.

Autoridades, por favor, reflexionen sobre el contenido de este artículo: la gente más humilde se los agradecerá. Ellos no eligieron nacer pobres.

A %d blogueros les gusta esto: