Nuevas medidas de aseguradoras pretenden frenar el aumento de arriendos morosos

Algunas empresas aseguradoras han comenzado a implementar el seguro de arriendo en su oferta como solución a este problema.

En innumerables oportunidades se ha visto reflejado en la prensa el problema que significan los arriendos morosos: una especie de toma de propiedades, en que los usuarios se niegan a pagar el monto correspondido a la propiedad que habitan.

Este problema tiene una nueva solución frente a la oferta de seguro de arriendo que algunas empresas aseguradoras han comenzado a implementar en su oferta.

Dichos seguros cubren hasta seis meses impagos por parte de arrendatarios, lo que permite lidiar con mejores herramientas ante morosidades, y abre posibilidades a los propietarios, quienes en muchos casos, no pueden hacer más que esperar alguna respuesta.

Una realidad más común de lo que se piensa

Hay ciertas medidas en el contrato que se pueden solicitar para evitar esta mala práctica. Pero a veces el exigir certificado de antecedentes al arrendatario en cuestión no es suficiente.

Uno de los consejos que más se recomienda es dejar en claro el individuo al que se alquila la propiedad, para facilitar la dirección de quejas en caso de morosidad.

“Es importante pedir antecedentes comerciales, tales como liquidaciones de sueldo para conocer la capacidad económica, o las declaraciones de impuesto, además de exigir un aval y mes de garantía”, comenta Juan José Santa Cruz, gerente general de Estoy Seguro.

Dichos documentos permiten evaluar de mejor manera al arrendatario en cuestión, pero en muchos casos, no son suficiente garantía.

La clave está en las cláusulas de contrato que se establezcan entre ambas partes. Por ejemplo, hay quienes exigen hasta 12 meses anticipados a través de cheques, o incluso hay quienes dejan prendas o algún bien material como moneda de cambio. Todo esto debe quedar registrado ante notario.

Nuevas medidas de respaldo

Ya que la redacción del contrato no es suficiente en algunos casos, es que el mercado de los seguros se ha abierto a la posibilidad de los seguros de arriendo anteriormente mencionados. Para ello, los propietarios pueden buscar asesoría para saber qué les conviene más y cuáles son los costos según propiedad.

Esto surge como respuesta a que las demandas de juicio por desalojo pueden tardar hasta un año en llegar a buen puerto. Si bien el seguro de arriendo no ha sido un producto tan popular en el pasado, hoy surge como una buena oportunidad.

“Este seguro permite al dueño tener una garantía, y dejar en manos de terceros los problemas de morosidad con arrendatarios”, aclara Santa Cruz, quien se especializa en seguros.

Hoy en día hay pocas empresas que trabajan este tema en Chile, pero sí abren las puertas a que sea una oportunidad de no quedar sin ingresos para los propietarios, lo que ha llamado la atención de muchos usuarios.

Esta oferta también surge ante la necesidad o carencia a la que se ven enfrentados los arrendadores, ya que la ley considera mucho más a arrendatarios, a lo que se suma el tiempo de espera ante un juicio.

Sin duda que es una mejor opción para todas las partes, permitiendo tener más herramientas a la hora de tener que lidiar con dicha morosidad y soportar los pormenores que deben atravesar en este caso los propietarios.

A %d blogueros les gusta esto: