¡No se tomen a la ligera la situación!

Esta es la experiencia de Alfredo Romero Morales, parralino, estudiante residente en Valencia, España respecto al Coronavirus.

A fines de enero llegó el virus a España, poca importancia se le dio, la verdad; pues, muchos países europeos menospreciaban el potencial que podía contener.

Todo siguió demasiado normal hasta inicios de marzo, el día 4; fecha en que se anuncia el primer fallecido por Coronavirus, y justo en la ciudad donde vivo; Valencia.

Alfredo Romero Morales. Parralino residente en Valencia España.

Aquí la ciudad estaba en plena celebración de las Fallas, un complejo festivalero que dura las tres primeras semanas de marzo, con actividades masivas al aire libre, pirotecnia todos los días a las 14:00 horas, y algunas nocturnas a la medianoche, además de gastronomía y bailes además de otras actividades. En fin, un periodo que reúne más de dos millones de personas, incluyendo infinidad de turistas.

Y seguimos así hasta el 10 de marzo, cuando se anuncia la suspensión de las Fallas2020 debido al aumento descontrolado de casos de COVID-19 sobretodo en Madrid, que al día siguiente sumaba más 2.000 casos a toda España; pero ya era tarde, como en todos lados.

La poca información del riesgo, el instinto de seguridad de las autoridades, y las críticas por todos lados, nada sumaron en positivo. Madrid entra en cuarentena el mismo 10 de marzo, y Valencia lo hace el 12; cerrando todo, a excepción de hospitales, farmacias, y supermercados (con horario limitado).

Para ese viernes ya escaseaba el abastecimiento en supermercados ( foto de portada, fila en la calle para supermercado), nada de carne, leche, papel higiénico, un par de frutas y verduras (paltas, que son caras también aquí), pocos abarrotes en general; porque la gente ya comenzó a desesperarse el día anterior; ya se hacía fila con separación de dos metros a la entrada del supermercado, con máximo de capacidad instantánea de 40 personas, entregaban guantes de plástico y alcohol gel en la entrada, y limitado el número de unidades por producto.

El sábado cerraron el Parque del Turia, una especie de alameda gigante que atraviesa Valencia, y esa tarde llegó la milicia como resguardo.

A la semana siguiente se impuso la multa a quienes no tenían justificativo de permanencia en las calles.

Vivo solo desde el día de cancelación de Fallas, mis compañeros se fueron a sus pueblos respectivos (cerca de Valencia) antes de que cerraran la ciudad. La gente se comporta bastante bien, una cuarentena responsable y suficiente disciplina desde el día inicial.

En toda España, desde el inicio de la cuarentena, a las 20 h, se sale a los balcones de los departamentos a aplaudir durante unos minutos a los sanitarios (de centros de salud y farmacias), quienes realizan una labor impecable, y a la gestión pública sanitaria en general.

Mucho se hace crítica a la situación en Chile, que claro, no es nada alentadora y con pésima gestión; pero, en toda Europa, los países tuvieron el mismo problema, y en el caso de España, se esperó hasta una cantidad de casos muy elevada (2.000) para decretar medidas sanitarias. Se siente mucha vida en los edificios, ya conozco algunas personalidades a través del cemento, porque ¡Vaya que hablan fuerte los españoles!

Las clases de universidades se dictan online, y no perjudican retraso del semestre.

Valencia está muy silenciosa, se siente la diferencia porque en general es una ciudad muy viva y llena de actividades cada día, agregar que tiene la mejor calidad de vida de la península.

Como parralino, les envío el siguiente mensaje: no se tomen a la ligera la situación. Países desarrollados de Europa y con altos estándares, han mirado en menos al virus, y aquí estamos, encerrados hace casi dos semanas y con autoridades llenas de miedo. Así que imaginen el “potencial” que tiene Chile, esto recién empieza, y es la disciplina y autocrítica de cada uno entender la importancia del resguardo de la salud personal y familiar.

Hace unos días, Chile salió en los noticiarios españoles como el ejemplo a no seguir, respecto a estadísticas comparado con Latinoamérica.

España lleva 40 mil casos, 2.600 muertes, y poco más de 3 mil dados de alta; al día de hoy, 24 de marzo del 2020.

Por:

Alfredo Romero Morales
Valencia, Comunidad Valenciana, España.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: