Manifiesto

Creo en Dios, pero no en los mercaderes de la fe.

Creo en Dios, pero no en los mercaderes de la fe.

Creo en la vida, pero no en los adoradores de la muerte.

Creo en el amor, pero no en quienes comercian con este noble sentimiento.

Creo en la caridad, pero no en los repartidores de limosnas.

Creo en la verdad, pero no en los dogmáticos.

Creo en la esperanza, pero no en quienes la usan para engañar a otras personas.

Creo en la libertad, pero no en los vendedores de ilusiones.

Creo en la justicia, pero no en los injustos disfrazados con la balanza.

Creo en la paz, pero no en quienes promueven la guerra.

Creo en la belleza, principalmente en la belleza interior.

Creo en la amistad, pero no en los oportunistas.

Creo en la lealtad, pero no en quienes te dan la espalda en forma caprichosa.

Creo en la democracia, pero no en quienes usufructúan de ella.

Creo en una mirada limpia, en un alma transparente y en un rostro puro.

A %d blogueros les gusta esto: