La solidaridad con las personas desposeídas es más necesaria que nunca

Ello debe reflejarse en cómo compartimos nuestros alimentos con los más pobres.


¡Muchas personas no tienen qué comer, mientras otros se dan el lujo de botar alimentos a la basura! ¡Qué mundo más injusto el que estamos viviendo! En el total anonimato, algunas personas e instituciones –conmovidos por este drama- han asumido la noble tarea de ayudar… Pero falta mucho aún, sobre todo falta conciencia para comprender que debemos ser solidarios con aquellos que poco o nada tienen.

Veamos otra realidad…

“Hace algunos años, el Centro de Estudios de Opinión Ciudadana de la Universidad de Talca, realizó una investigación cuantitativa a nivel nacional con el objeto de conocer cuáles son los hábitos alimenticios de los chilenos.

Nuestro país se encuentra inmerso en un proceso de cambios socioculturales asociados a la globalización que conlleva a la incorporación de Chile a la comunidad económica internacional. Si bien es cierto, somos considerados como un modelo de éxito económico y de modernidad en Latinoamérica, hay aspectos positivos y negativos en este proceso de inserción. Estamos consumiendo cada vez más alimentos ricos en colesterol, grasas saturadas, sacarosa y sodio, entre otros nutrientes; lo cual lleva necesariamente asociado un aumento en las enfermedades crónicas relacionadas con la nutrición, como obesidad, hiperlipidemias, enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión arterial, cáncer, osteoporosis.

Según el estudio realizado, un 24% de los chilenos no toma desayuno todos los días, porcentaje que alcanza al 31% entre los santiaguinos contra un 18% en regiones; situación que de alguna manera refleja la mayor tranquilidad de la vida en regiones. Sólo el 42% consume leche al desayuno (32% de hombres y 50% de mujeres), que es un alimento que proporciona proteínas y calcio. El alimento principal a esta hora del día para el 73% de los entrevistados, es el pan acompañado de margarina (43%), mermelada (34%), cecinas (23%) o queso (22%). Sólo un 21% consume cereales y un 8% frutas, a excepción del estrato alto en que el consumo de cereales alcanza el 48% y el de frutas 25%. Estos resultados se contradicen con las 13 recomendaciones del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile; quienes plantean que se debe desayunar diariamente y consumir proteínas a esta hora del día para mantener un nivel adecuado de glicemia que permita una mayor concentración y la energía necesaria para realizar las labores de rutina. En cuanto al almuerzo, un 76% dice consumir verduras (69% de hombres, 80% de mujeres y 85% del estrato alto), un 49% legumbres y un 24% frutas (75% en el estrato alto), sin embargo, el 77% consume sólo una porción al día de verdura (el 25% del estrato alto consume 2 porciones de verdura al día) y el 42% sólo una porción de frutas (en el estrato alto el 43% consume 2 porciones de fruta al día), en circunstancias que las recomendaciones son dos platos de verduras diarios y 3 porciones de frutas (pudiendo aumentar esta cantidad si se desea mantener o bajar de peso), Las verduras, frutas y legumbres contienen vitaminas, minerales y otros compuestos químicos necesarios para proteger la salud, prevenir las enfermedades cardiovasculares y el cáncer, además que contienen fibra dietética que baja el colesterol de la sangre, hace más lenta la absorción del azúcar contenida en los otros alimentos y favorece la digestión. Es necesario consumir carnes que nos aportan proteínas de buena calidad, hierro y zinc; debiéndose preferir las carnes blancas como pollo y pescado dado que las carnes rojas como cerdo, vacuno, cordero, entre otras, contienen grasas saturadas y colesterol, aumentando el riesgo de tener enfermedades cardiovasculares. Según esta encuesta, los chilenos consumen carnes en su dieta pero no es precisamente dando preferencia a las carnes recomendadas, el 53% consume carne de pollo y solo un 16% pescado. Los hombres (59%) consumen mayoritariamente carnes rojas y las mujeres (57%) carnes blancas. En el estrato alto el 85% dice consumir carnes blancas preferentemente…”

¡ALTO! Esta es la realidad de una parte de Chile… La otra parte pasa hambre… Mientras algunos arrojan alimentos al tacho de la basura, otros los recogen en las condiciones más indignas. Hay chilenos satisfechos y otros que pasan hambre…

Algunos países europeos –plenamente conscientes de la necesidad de compartir los alimentos- han materializado interesantes iniciativas, tales como los restaurantes solidarios y los refrigeradores públicos. En España, cada uno de los restaurantes que participan elige un plato o menú de su carta y lo convierten en una opción solidaria. Por cada cliente que elija ese plato o menú el restaurante donará una cantidad que irá destinada a la prevención, diagnóstico y tratamiento de la desnutrición.

Respecto de los Refrigeradores Públicos, es una idea del colectivo alemán que gestiona Foodsharing, plataforma que promueve el intercambio de alimentos para evitar el despilfarro que genera la sobreproducción. “Hoy botar comida no es una opción. Así lo entienden en la Unión Europea, donde la crisis ha golpeado fuerte y desde hace unos años han proliferado una serie de iniciativas que intentan aprovechar todo alimento y evitar el desperdicio. De las últimas implementadas por el colectivo alemán que fundó Foodsharing, en Colonia, es la nevera pública. Una especie de despensa popular, donde se puede dejar comida que no se alcanzará a consumir en buen estado en la propia casa o tomar la que se requiera”. “La plataforma de intercambio de funciona con distribuidores y productores que colaboran, pero también con personas individuales y hoy tiene una extensa red en varias ciudades alemanas e incluso en Suiza y Austria, con una versión replicada del sistema en España”.

Se hace necesario imitar iniciativas como las señaladas, para que las personas que tienen puedan compartir los alimentos con aquellas personas que no tienen acceso a ellos. Pero debe hacerse en un plano de respeto a la dignidad de quien recibirá el fruto de la solidaridad: es urgente atender este problema, que afecta principalmente a los niños de las familias más precarias.

Se deja este artículo para el análisis de los innumerables candidatos que participarán en la próxima Elección Municipal del mes Octubre.

A %d blogueros les gusta esto: