La ley de atracción del universo

El ser humano se ve afectado por esta Ley, pero tenemos que entender cómo funciona, para poder lograr la felicidad que se necesita para el tiempo que dure nuestra vida.


La ley de atracción del universo. Cuando parece que el hombre es el que rige las Leyes del Universo, es necesario detenerse a reflexionar sobre lo siguiente: el Universo está ordenado, sus fuerzas operan con sus propias Leyes, desde su origen. Estamos engañados al pensar que el Hombre puede ser capaz de alterar su marcha. El Hombre solo altera la marcha de la Humanidad, no afecta a la dinámica del Universo. En el Universo desde siempre ha funcionado la “Ley de Atracción…”. En ella se explica que el ser humano atrae las fuerzas que quiere atraer, positivas o negativas.

El ser humano se ve afectado por esta Ley, pero tenemos que entender cómo funciona, para poder lograr la felicidad que se necesita para el tiempo que dure nuestra vida.

Para sintonizar con la Ley de Atracción del Universo, debemos tener una actitud mental positiva siempre. No perder el tiempo pensando en aquello que no deseamos. ¿Para qué? La actitud mental positiva consiste en una Mentalidad de Abundancia, lo que significa que “en el Universo existe todo lo que todos necesitan para vivir”. Entender esto implica mucha generosidad y dejar de lado el egoísmo, pero podrá afectar positivamente nuestra posición en el Universo.

En el Universo hay de todo lo que se necesita para ser felices, no debemos acaparar, que ciertamente lo que hay sea para todos, no desear que quien tenga bienes deje de tenerlos, ese no es un pensamiento positivo. Si Ud. triunfa, no necesariamente otro fracasará. Si alguien triunfa, esto afectará positivamente a otras personas. Si otros triunfan, Ud. se verá beneficiado. Cierto está que el éxito debe lograrse con esfuerzo, con sacrificios, con mesura: que mayor esfuerzo que el abandonar el egoísmo. En la Ley de Atracción, esto se define como Actitud “GANAR – GANAR”. Todos salen beneficiados.

Es urgente huir de las soluciones “ganar – perder”, porque esta es una actitud competitiva, en la que siempre habrá un ganador y un perdedor. Al contrario, si Ud. gana, simplemente gana.

Tampoco es recomendable buscar el eje “perder – ganar”, porque nos estaríamos comportando como mártires, vale decir, esperar que alguien pierda para que otros ganen. Repetimos, una real actitud positiva implicará que “todos ganen”, que no haya perdedores. Esto sería contrario a la Mentalidad de Abundancia, en la cual “en el Universo existe suficiente de todo para todos”.

Es obvio que debemos huir de las soluciones “perder – perder”. Con estas soluciones se desperdicia la abundancia que está disponible para todos. Saber con convicción que “ganar a ganar” es posible: NO ES NECESARIO QUE UD. GANE Y ALGUIEN PIERDA. Tampoco que Ud. pierda para que alguien gane. Solo “ganar a ganar” es un recurso poderoso para una felicidad completa.

La Ley de atracción en el Universo existe desde siempre, no siempre la descubrimos. Somos incapaces de ver lo que está alrededor de nosotros. Debemos pedir tanto como se desea, hay para todos, alcanza para todos. Tomemos del Universo todo lo que necesitamos para ser felices, pero con equilibrio, mesura y esfuerzo, ya que sin estos elementos podemos caer en la irracionalidad. No se trata de agregar más infelicidad a la Humanidad.

En nuestras vidas debemos entender y convencernos que cualquier situación esconde una posibilidad de tener aún más, sin competencia. ¿Por qué negarnos la posibilidad de tomar del Universo lo que nos está ofreciendo para ser felices?

El éxito ajeno es positivo, porque “el Universo tiene suficiente para todos, para todos”. Dejemos que los demás tomen los suyo. Hay que alejarse del egoísmo, hay que cultivar la generosidad. El ego se opone a la idea que el Universo es un todo, el ego individual todo lo fracciona, el Universo es un TODO. Debemos separar entre lo que podemos alcanzar y lo que pueden alcanzar los demás. No dudar en ayudar a los demás. Somos merecedores de todo lo que deseamos, los demás también. Nuestro ego nos impide comprender esto.

Generemos afirmaciones basadas en la abundancia. Todo se atrae, si deseamos éxito para nosotros, lo tendremos; pero también deseemos para los demás. Si la mente es generosa, marcada por la abundancia, atraeremos el éxito, la abundancia, la generosidad y la felicidad. Es la atracción natural del Universo. Pero deberemos ser generosos, limpios de corazón. Deseémonos éxito a nosotros mismos, pero también debemos desearlo para los demás.

La Ley de atracción ocurre en el Universo y afecta a las personas y a las cosas y se basa en la atracción y el rechazo. Busquemos la atracción de la felicidad, con acciones positivas y generosas que ocurran a cada minuto, a cada instante. No permitamos que las fuerzas negativas nos invadan, de nosotros depende generar “campos magnéticos” positivos. Es nuestra responsabilidad.

Con ello no solo nos beneficiaremos en lo personal, sino que inundaremos nuestro alrededor, a las personas que están más cerca de nosotros.

En lo concreto, en la teoría de atracción del Universo la fórmula es “ganar a ganar”, logrando éxito para Ud. y para su entorno, pero este éxito no debe llevar implícita la competencia. Recuerde: en el Universo hay de todo y para todos, en abundancia, debemos mirar con “generosidad”, todo alcanza para todos, incluso la felicidad.

Controlar el egoísmo, los celos, los sentimientos negativos. Un simple ejercicio consiste en cultivar la sonrisa, las buenas intenciones, las buenas palabras, las buenas actitudes. En el Universo todo está ordenado esperando que usemos lo que deseamos, pero de una manera responsable y criteriosa. Lo demás viene solo…

A %d blogueros les gusta esto: