La educación en la sociedad chilena actual y futura

Primera parte.

El presente comentario no pretende situarse en una perspectiva anacrónica ni repetitiva ni apocalíptica: solo recoge elementos extraídos de la realidad cotidiana y de la experiencia conocida.


Todo parte con los resultados de las Pruebas SIMCE y de Selección Universitaria (PSU) entregados anualmente por las Comisiones Coordinadoras y que son esperados con grandes expectativas por parte de las Comunidades Escolares. Los resultados ya son previsibles: los mejores puntajes individuales y colectivos pertenecen a los Colegios Particulares Pagados; luego le siguen los Colegios Particulares Subvencionados y, muy lejos en el último lugar, los Colegios Municipalizados.

Tan mal le va a los Municipalizados que, en relación a años anteriores, baten su propio récord. Así, por ejemplo, durante un año anterior en la PSU a nivel nacional el 43% de los jóvenes de este sector ni siquiera logró el puntaje mínimo de postulación (450 puntos). Un 57% pudo postular, pero no se supo si accedieron a la Educación Superior porque muchos ubicados en este 57% apenas lograron el mínimo. Estos datos fueron dados por el DEMRE (organismo Coordinador del Proceso) y ratificados por el Ministerio de Educación a través del Sr. Subsecretario de esta cartera.

¿Resultado previsible, esperado? Tal vez, considerando las curvas de rendimiento de los años anteriores. Lo concreto es que después de publicarse los resultados, vinieron los típicos análisis y comentarios sobre algo que se sabía que iba a suceder. Muchas opiniones para explicar lo inexplicable. Lo concreto es que el Sector Municipalizado cada vez está más lejos de lograr calidad y excelencia académica. Los resultados no mienten. Así queda demostrado año tras año con los resultados del SIMCE de 2°, 4º, 6° y 8° Año Básico y de 2º Medio.

A tal punto ha llegado la crisis de resultados en el Sector Municipalizado que, hasta uno de los Liceos “emblemáticos” del Sector como lo es el Instituto Nacional, en lo últimos años ha bajado notoriamente su rendimiento. ¿Qué está sucediendo realmente? Simplemente que la Educación Municipalizada a nivel nacional hace rato que está en crisis; no es coincidencia que por estos días se haya aprobado la idea de legislar para materializar gradualmente el traspaso de la Educación Municipal a manos de otras entidades administrativas.

La crisis nacional del Sector de Educación Municipalizado hace mucho daño al país. Recordemos que en términos generales a estos Establecimientos asiste la población escolar más pobre y vulnerable, eso es indesmentible. Entonces, si la Educación entregada en este Sector es de mala calidad, significa que la población más vulnerable no está recibiendo las herramientas básicas para poder romper el círculo de la pobreza mediante la promoción social. De esta manera, se está dañando severamente el tejido social del país, pues se está preparando ciudadanos de primera, segunda, tercera, etc. categoría, agudizándose la

injusticia y la inequidad: ese es el impacto que la Educación formal tiene y tendrá en la sociedad en su conjunto.

Esto se ve agudizado con el hecho que existen Colegios según el estrato socioeconómico de las familias. ¡Jamás se había visto esto! Antiguamente a los Liceos Fiscales (o públicos) concurrían hijos de todos los sectores: el hijo del obrero, del médico, del oficinista, del cesante, del empleado público, todos se encontraban en un mismo espacio para recibir la misma educación, para compartir sus experiencias y para reproducir el modelo de sociedad democrática: y durante muchas décadas la sociedad chilena fue fuerte y democrática, realmente democrática. Hoy es lo contrario: hay segmentación social feroz e inequidad, y eso lo demuestran los hechos. Hoy el hijo del temporero no va un Colegio Particular, como tampoco el hijo del médico o del abogado va a un Colegio Municipalizado, salvo excepciones que confirman la regla: “los hechos, los porfiados hechos”, decía un pensador con quien no comparto la mayoría de sus ideas, pero en esta última afirmación tiene razón.

Escarbemos un poco más profundo en los motivos del fracaso. Falta otra actitud frente al proceso educativo y más trabajo de todos los actores de la Educación Municipalizada, principalmente alumnos, apoderados y Colegios. Ha habido esfuerzos de las Autoridades por mejorar pero falta mayor compromiso de los actores directos. Hay excelentes profesores que terminan desencantados por el escaso reconocimiento de su labor y por la incomprensión de muchas familias que no apoyan el trabajo docente.

Otro factor que ha influido aunque se diga lo contrario: durante el presente año se vivió un Paro Nacional Docente que mantuvo a los estudiantes municipales fuera de sus Colegios desde el 01 de Junio al 10 de Julio. Eso claro que afecta los aprendizajes, aunque esté en desarrollo un Plan de Recuperación de clases. Por si fuera poco, la huelga no tuvo un final feliz, ya que el gran objetivo era obligar al Gobierno a retirar del Parlamento el Proyecto de Carrera Docente, y eso nunca se logró. Actualmente dicho Proyecto aún está en discusión parlamentaria.

A %d blogueros les gusta esto: