¡La alegría de Fiestas Patrias!

La Primavera acoge el regocijo de la Patria.


Con la llegada de Septiembre, los aires primaverales hacen henchir el pecho de cada uno de nosotros quienes, sin distinción de clases ni de ninguna otra especie, celebramos uno de los acontecimientos más importantes de nuestra Historia: la formación de la Primera Junta Nacional de Gobierno, presidida por don Mateo de Toro y Zambrano. Así es ni más ni menos. Chile conmemora aquel 18 de Septiembre de 1810, oportunidad en que los aires nacionalistas notificaron a la Corona Española de los deseos de libertad e independencia nacional, lo que se concretaría años más tardes, después de muchas batallas entre criollos y realistas.

Por lo tanto conviene aclarar que nuestro celebrado “18” no es la Conmemoración de la Independencia de Chile, es solo el recuerdo de la formación de la Primera Junta de Gobierno. Para ser objetivos, la fecha de Conmemoración de nuestra Independencia como Nación ocurrió el día 12 de Febrero de 1818, oportunidad en la cual en la ciudad de Talca el Director Supremo de la Nación don Bernardo O”Higgins Riquelme firmó solemnemente el Acta que declaró la Independencia de la Monarquía Española.

¡Qué alegría más grande se vive en Septiembre! Primavera, volantines, ramadas, cuecas, comidas típicas, niños corriendo, juegos tradicionales, rodeos, desfiles… Todo esto y mucho más para recordar la proeza de nuestros antepasados, quienes incluso dieron su vida para hacer de Chile un país libre, soberano e independiente.

Sin embargo, muchas de estas tradiciones se han ido perdiendo. Baste con observar cómo cada año ha ido en aumento el número de chilenos que viajan a “celebrar” Fiestas Patrias al Caribe, Europa y otros destinos planetarios, lugares en los cuales ni siquiera tienen idea del significado que para nosotros tiene esta Fiesta Nacional. También, y no pretendo crear polémica, cada vez se enjuicia más y más la legitimidad del Rodeo como Deporte Nacional, al punto que en poco tiempo más simplemente desaparecerá (insisto en la necesidad de no polemizar sobre este punto, es solo un comentario).
Las Ramadas o Fondas son otro componente de nuestro “Dieciocho” que se ha debilitado: la Cueca es una excusa para iniciar la Fiesta, luego vienen durante toda la noche las Cumbias y las Rancheras, como si estuviéramos en Colombia o en México. Claro, dirá alguien que la globalización y la transculturización son las responsables, y por ello en muchas ramadas se baila bastante rock y regetón. Pero, ¿cuánto hemos hecho por mantener viva nuestra identidad nacional?

De los Desfiles ni hablar: en muchas partes éstos se han transformado en simples vitrinas en las cuales las Instituciones y los Colegios demuestran su poderío frente a la Comunidad; incluso se han constituido en una instancia en las cuales muchas Unidades Escolares aprovechan para “marketear” sus productos, dando a conocer los puntajes obtenidos en el SIMCE, en la PSU, la Excelencia Académica y otras tantas virtudes para atraer clientela: es legítimo hacerlo, pero en otras instancias, no en la Fiesta de la Patria. Además, no sé a qué persona creativa se le ocurrió inventar la manida frase “rinden Honores a las Autoridades” al referirse al paso de las Delegaciones en los Desfiles, en circunstancias que lo correcto es decir “RINDEN HONORES A NUESTRA BANDERA NACIONAL”. En Parral el Desfile Comuna se realizará el próximo Jueves 15 de Septiembre en la Plaza de Armas.

Ni más ni menos, eso es lo que haremos en Septiembre con tantos Homenajes a la Patria: “Rendiremos Honores a nuestra Bandera Nacional”, aunque algún ego se sienta herido. Nuestra Bandera representa el Símbolo Patrio más querido y respetado. Es nuestra Bandera la que resume toda nuestra Historia desde los albores de la Independencia. Allí está plasmado el heroísmo de nuestros héroes, hombres y mujeres quienes trascendieron con sus ejemplos de amor a esta tierra. En la Bandera está presente el esfuerzo de los anónimos obreros, campesinos, intelectuales, dueñas de casa, profesionales, trabajadores en general, quienes con su abnegada entrega han contribuido a engrandecer a nuestro querido CHILE.

Estimados: que Fiestas Patrias no solo sea una oportunidad para degustar sabrosas empanadas y tomar chicha en cacho. Que tampoco sean unos días para vacacionar. O para amanecerse bailando cumbias y rancheras. Todo ello es legítimo para expresar la alegría de sabernos un país libre, soberano e independiente. Que también sea una valiosa instancia para reflexionar en torno a las anteriores generaciones que lo dieron todo para permitirnos que en la actualidad gocemos de un hermoso país, el cual no cambiaríamos por ningún otro. ¡Chile, Chile lindo!

¡VIVA CHILE!

A %d blogueros les gusta esto: