Homenaje a mi pueblo: Retiro

Dios ha sido muy generoso con las personas que habitan aquí, pues los ha dotado de humildad, sencillez, amabilidad y solidaridad; es la gente campesina pura, buena y sana, saludable como los frutos que esta tierra sagrada produce.


Hoy me dirijo a ustedes para hablarles de un lugar majestuoso, de cielos limpios donde el sol brilla con su máximo esplendor y en donde los ríos emanan desde lo más profundo de las montañas, hasta llegar y bañar este valle hermoso en donde se encuentra enclavada mi bella comuna de Retiro, dotada de parajes naturales cuya belleza roza la perfección. Dios ha sido muy generoso con las personas que habitan aquí, pues los ha dotado de humildad, sencillez, amabilidad y solidaridad; es la gente campesina pura, buena y sana, saludable como los frutos que esta tierra sagrada produce; cómo he de dejar fuera de este relato lo exquisito de las uvas, el color vivo de las frutillas y la sabrosura de los choclos, así como el memorable color de los trigales maduros. Cada vez que contemplo este entorno de graciosa belleza me imagino recostada en medio de un capo verde, con mi alma volando libre como los pájaros que surcan el aire en los coloridos días de alegre primavera, dibujo en mi memoria la picardía de aquellas fiestas criollas, tan típicas y campestres como el rodeo y las carreras a la chilena, que no hacen otra cosa más que mantener vivas nuestras tradiciones y nuestra cultura campesina.

Yo soy retirana y lo digo con el más grade de los orgullos, soy una hija privilegiada de esta tierra de huasos cabales y leales. Retiro es una tierra fascinante, un lugar paradisiaco y digno de ensueño, que me hace sentir la más agradecida y feliz de las mujeres por permitirme formar parte de sus ilustres habitantes.

¡Gracias Retiro. Gracias mi tierra!

A %d blogueros les gusta esto: