Hablemos de infancia

En los tiempos que corren los niños/as son atrapados por las redes sociales, el celular y los computadores, llevando una vida sedentaria y aislándose de su familia y perdiendo la comunicación con sus seres queridos.

La niñez es sin duda alguna una de las etapas más bellas en la vida de un ser humano, no es extraño añorar aquellos días felices en que jugábamos con el tropo, la pelota o a las rondas con los amiguitos del colegio; libres de preocupaciones y disfrutando de las cosas lindas de la vida, esos majestuosos episodios ya no regresarán y hoy se conservan en nuestra memoria tomando forma de perpetuo recuerdo ¡cómo poder regresar el tiempo atrás! ¡Cómo poder olvidarse de las preocupaciones y el stress de este mundo rápido y convulsionado!

Sin embargo la infancia de nuestros tiempos es demasiado diferente de la de los niños/as de hoy en día; la influencia de la televisión y la revolución tecnológica se han encargado de sepultar aquellos viejos e inocentes juegos infantiles al aire libre que nos permitían compartir con otros infantes y estar en contacto con la naturaleza permitiéndonos tener una vida más sana y saludable. En los tiempos que corren los niños/as son atrapados por las redes sociales, el celular y los computadores, llevando una vida sedentaria y aislándose de su familia y perdiendo la comunicación con sus seres queridos.

La infancia es un tesoro muy preciado que debemos rescatar y preservar para que nuestros niños/as puedan disfrutar de una época en sus vidas que sea inolvidable, llena de risas y juegos, un sueño imaginado y largamente acariciado que sea un recurso importante que los ayude a crecer y a forjar su personalidad y su forma de ver la vida.

¡No dejemos morir la infancia! ¡Recuperemos las sonrisas y los valores de nuestros pequeños! Ellos se lo merecen porque son nuestro futuro.

A %d blogueros les gusta esto: