En Longaví Profesionales del área dental se capacitan en protección radiológica

La certificación les permitirá operar máquinas para la toma de radiografías y la utilización de instrumental, adoptando todas las medidas de seguridad.


Una capacitación de tres días de un curso de protección radiológica, para profesionales del área dental, se efectuó en la comuna de Longaví a través del Departamento de Salud Municipal.
Según explicó, Carlos Castillo, director del Cesfam “Amanda Benavente”, la actividad, financiada con recursos del Servicio de Salud del Maule, se gestó en el mes de marzo, y se ejecutó el pasado fin de semana en la comuna de Longaví, a petición del alcalde Cristián Menchaca, convocando a profesionales de toda la provincia de Linares.

Destacó que en la actualidad es fundamental para entregar una mejor atención de salud a la gente, utilizar la tecnología, por tanto se utilizan las radiografías que se han masificado en el área dental.

De hecho, tanto en el Cesfam local como el Cecosf de Villa Longaví cuentan dos equipos de toma de radiografías dentales, “pero para utilizarlo hay que tener la gente capacitada. Por ello trajimos a Longaví este curso al cual se sumaron funcionarios de otras reparticiones”.

“En primera instancia se hará este curso de protección radiológica, ya que tiene que ver con el cuidado personal de quienes operan estos instrumentos y posteriormente, para contar con la certificación y así utilizar esta maquinaria, vendrá la segunda etapa con otro curso”, precisó.

El ingeniero a cargo de dictar este curso, Julio Arellano, fue enfático en señalar que se debe tener sumo cuidado para operar este tipo de instrumentos radioactivos.

“Este es un riesgo que a diferencia de los demás no avisa, pues no tiene color, sabor, ni nada. Los rayos pasan y traviesan todo, sin darnos cuenta. Ejemplo, cuando uno se toma una radiografía, uno no siente nada”, puntualizó.

Dijo que el objetivo principal de este curso fue “entregarles las herramientas a todas estas personas, darles a conocer los riesgos a los cuales se exponen al utilizar este tipo de elementos; y además hacerles entender que la radiación no tiene olor ni sabor”, reiteró.

Según la normativa, señaló Julio Arellano, estos cursos deben tener un mínimo de 24 horas de instrucción, pues quienes lo aprueban obtienen una licencia, “lo importante es que estos alumnos van a hacer las cosas mejor, se van a sentir más seguros, conocerán los derechos y deberes propios como de la empresa o servicio que representen”.

A %d blogueros les gusta esto: