Columna de Marcelo Nicolás de Jesús.

La celebración de la fiesta del Carmen es para la comunidad cristiano católica en Chile y muchas otras latitudes del mundo occidental una fiesta de guardar que además se nos presenta como un día feriado lo cual permite reunirse en familia, asistir al templo, celebrar a quienes llevan este hermoso nombre y por tal, de alguna manera, recordar a María madre de Jesús, la Carmelita, la Patrona de Chile, entre muchos otros.

El martes 16 de julio celebramos a las carmelitas y le pedimos, por la intercesión de María Santísima su favor a signo de buena ventura para la patria y todos sus hijos, sin discriminación de ninguna especie, ni política, ni de credo, ni social, entre muchas otras. 

En la comuna de Retiro, el pasado sábado 14 de julio se reunió la comunidad organizada del Carmen Oriente en torno a la devoción y folclor carmeliano compartiendo un Sagrada Misa, luego un acto formal de inauguración y la presentación folclórica de diferente artistas de Retiro e invitados especiales de diferentes lugares de la región del Maule, un encuentro cargado de simbolismo, de encuentro y celebración, momento de compartir a la mesa bien servida, y de proponer el recuerdo de la patrona de Chile.

Este martes 16 de julio, se celebra en Capillas y Parroquias a la madre de Cristo en honor a la Virgen del Carmen; el culto mariano carmelita se nos remonta al 1251 cuando se le aparece a Simón Stock quien recibe sus hábitos y el escapulario. 

Virgen del Carmen o Nuestra Señora del Carmen es la denominación común que suele recibir Santa María del Monte Carmelo, una de las diversas advocaciones de la Virgen María. Su denominación procede del llamado Monte Carmelo, en Israel, en la ciudad de Haifa, un nombre que deriva de la palabra Karmel o Al-Karem y que se podría traducir como ‘jardín’. Existen hoy en activo órdenes carmelitas repartidas por todo el mundo, masculinas y femeninas, las cuales giran en torno a esta figura mariana.

Por supuesto, debemos reconocer que la santísima virgen María, bajo cualquiera denominación es una imagen celebrada por el mundo cristiano católico y que por extensión se relaciona con la denominación de Patrona de Chile, elevada a tal distinción por los padres de la patria, allá por la Independencia nacional y en el fragor de la batalla por lograr la emancipación del poder español. 

Es común encontrar a los pies de la imagen de María Santísima del Carmen una placa que reza: “Gracias por favor concedido” en cual me inscribo, pues cuando la enfermedad golpeó mi puerta con vehemencia, la oración de mi madre, fiel carmelita desde su niñez, fue a implorar a sus plantas y su manto protector actuó ante la enfermedad y permitió mi recuperación. Por lo mismo, agradezco públicamente a la Virgen del Carmen y la señalo como mi patrona durante la vida que se me permita existir en este planeta tierra.

Amigos y amigas, vecinos de Parral y Retiro a mitad del año celebramos la fiesta del Carmen, sea un momento de reflexión y encuentro, de paz y concordia, de asilo y solidaridad con el hermano que sufre, de promover la doctrina propuesta por la pedagogía de Jesús y el respeto que él siempre pregonó a su santa madre, aquella que le dio el ser y le acompañó durante toda su vida en la tierra.

Es importante no abandonar las celebraciones cristiana en el onomástico, hubo un tiempo cuando las novenas del santoral convocaban a la familia para elevar una oración al alto cielo por intermedio del santo festejado y que permitía conceder diferentes deseos y milagros para compartir en la familia y los más cercanos.

Hoy, elevemos una oración a la Virgen del Carmen por nuestra patria, por el progreso y bienestar de todos los ciudadanos de este territorio llamado Chile en el límite más al sur de todas partes.

A %d blogueros les gusta esto: