¿Cómo elegir seguros contra accidente? La guía del consumidor

Nadie te enseña cómo ser adulto. Ni cómo elegir mejor ISAPRE, ni AFP, qué hacer con tus ahorros o pensar en la jubilación. Asimismo, tampoco nadie te enseña las reglas para elegir el seguro que más te convenga o una póliza apropiada.

Hoy en día estos trámites se encuentran casi todos en el mismo orden de prioridad. Porque hay un hecho, y es que los accidentes están a la vuelta de la esquina. No puedes prevenir cuándo ocurrirá algún suceso que ponga en peligro tu salud o vida, pero puedes conocer algunas herramientas que te ayuden evitarlos. Sin embargo, contar con un respaldo en cuanto a esto se transforma en una necesidad.

Los accidentes son eso: imprevistos. No hay manera de prever, y las consecuencias son irreversibles. Por lo mismo es que hay que ser precavido y resguardar la seguridad personal y de la familia ante cualquier infortunio.

¿Qué opciones se encuentran hoy en el mercado? Si es la primera vez, ¿cómo saber en qué entidad confiar o qué cobertura solicitar? Acá algunos pasos prácticos a considerar:

Introducción al mundo de los seguros

Accidentes hay en cualquier lugar: en el hogar, en la ciudad, en el trabajo o en recintos educacionales. Cada parte de nuestro trayecto de desplazamiento diario puede ser una zona de riesgo. Por lo que es importante considerar aquella posibilidad, siempre.

Sin embargo, está claro que cada quien sabe a qué elementos que requieran preocupación se exhibe cada uno en el día a día. Es importante hacer un catastro mental, un mapa o esquema, para ver qué considerar a la hora de cotizar.

Juan José Santa Cruz trabaja hace años en este rubro, y siempre se encuentra con clientes que obtienen pólizas sin saber realmente de qué se tratan. “Las personas no saben comprar seguros, no saben qué deben priorizar o las implicancias de lo que están consumiendo”, afirma.

“Es importante que el usuario lea los beneficios y letra chica de lo que está comprando. Un seguro es un producto complejo, que en este caso protege tu vida. ¿Quieres protegerla bien o mal?”, establece Santa Cruz, quien es director de EstoySeguro.cl, donde se puede cotizar y comparar seguros de manera virtual.

Haz una lista de prioridades

Después de evaluar tu día a día, revisa qué no debes olvidar: como a cuántos miembros de familia se puede cubrir a través del seguro, si contempla vehículo o no, de qué manera, si habla del riesgo laboral, entre otras cosas.

Básicamente, haz un listado de aquello que no debes olvidar, como puntos de tu rutina que involucren algún peligro, y cuáles son las garantías. Todo esto, con un presupuesto realista.

“Muchas veces la gente decide no asegurarse por un tema de presupuesto, pero finalmente el efecto puede ser todo lo contrario”, agrega Santa Cruz, quien aclara esto debido a que al exponerse a no contar con seguro, se puede perder mucho más monetariamente – y también en términos de vida.

Otra de las claves en estos casos es preguntar. Sea a la compañía que sea que accedas, tómate tu tiempo y haz todas las preguntas que quieras sobre el tema, las coberturas disponibles, revisa todo en detalle.

Un número no menor de usuarios evita los seguros año a año por un tema de presupuesto, pero si tienes claras tus prioridades, puedes expresarlas y saber qué indicar buscar al ejecutivo que te atienda. Finalmente, lo importante es lograr generar una cultura en lo que lo importante sea protegerse, más allá de cómo: lo importante es que haya un salvavidas en caso de accidentes, mientras se encuentra un plan.

En el mercado las alternativas son amplias, pero a veces simplemente por no manejarse en el tema, lo evitamos. La invitación es a revisar lo que para ti es importante, cuánto puede dar tu bolsillo, y actuar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: