Al virus no le importa de dónde vengas

Si perteneces a los grupos más vulnerables, estás en riesgo de muerte.

Su nombre era Daniel Mañil, murió a los 44 años, vivía en situación de calle. Llegó grave al servicio de urgencia del Hospital de Curicó, donde dio positivo al Covid-19. Hoy sabemos que es el octavo fallecido en el país a causa del coronavirus. 

Hoy todos saben que no importa de dónde vengas ni a dónde vas ni cómo te vistas. Si perteneces a los grupos más vulnerables, estás en riesgo de muerte. La creciente amenaza de Covid-19 ha provocado un desgarro social que, en el caso de la población más excluida, supone un peligro añadido. La situación de calle es la característica más visible de una constelación de carencias que se retroalimentan: falta de alimentación, higiene, ruptura de vínculos, consumo problemático de alcohol y otras drogas, que deterioran el cuerpo y envejecen prematuramente y dejan en la más extrema indefensión. 

En nuestra región hay más de 600 personas durmiendo a la intemperie. Sin un lugar dónde lavarse las manos para evitar contagios: el 50,8% de las personas en situación de calle, no tienen acceso a agua de manera cotidiana. ¿Cómo frenamos las muertes? Logrando proveerlos de kits de higiene y alimentación, logrando que en número que permita guardar la distancia social guarden cuarentena en las residencias o en sus propios rucos, cuando esto es posible. No es fácil, para las personas en calle, el trabajo y, por lo mismo, los ingresos gotean escuálidos cada día. Para proteger a estas personas, para asistirlas y apoyarlas requerimos con urgencia 8.000 mascarillas y 4.572 pares de guantes diarios, 1.524 trajes de aislamiento, 9.144 más visores desechables y cerca de 800 litros de alcohol gel, con los que no contamos. La vida de seres humanos tan vulnerables como Daniel Mañil depende de que consigamos esos insumos básicos.

Por: Marcela Ramírez, Jefa de Operación Social Territorial Maule norte. Hogar de Cristo.

A %d blogueros les gusta esto: