Académicos UTalca firman declaración en apoyo a “Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución”

A nivel nacional 244 profesores y profesoras de derecho y ciencia política se sumaron a la carta donde se indica que el proceso es un logro inédito en la historia del país.

Seis académicos de Derecho de la Universidad de Talca se hicieron parte de la declaración pública que firmaron 244 profesoras y profesores a nivel nacional de esta disciplina y de ciencia política, donde se explicita su apoyo al “Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución” alcanzado por los distintos sectores políticos la semana pasada.

La carta enfatiza la importancia de lograr este pacto, fruto de la voluntad del pueblo. “Estamos conscientes de que fue el producto de un acuerdo en que todas las posiciones debieron ceder para alcanzarlo, pero creemos firmemente que constituye una oportunidad histórica para nuestro país”, señala la misiva.

La declaración hace un llamado a la ciudadanía a que “libre y democráticamente” decida el país que quiere construir. “Debemos permanecer vigilantes al modo en el que se definirán cuestiones como la integración y el funcionamiento del órgano, que en definitiva redactará la nueva Constitución y luego, participar activa y críticamente en el debate sobre su contenido”, expone el documento.

Los académicos firmantes de la Universidad de Talca son María Fernanda Vásquez, Raúl Carnevali, Diego Palomo, Federico Szczaranski, Fernando Soto y Rodrigo Palomo.

“Creo firmemente que el acuerdo alcanzado el viernes pasado es un gran paso para que podamos generar una Constitución que efectivamente tenga un origen democrático y en ese contexto creo que es inédito en nuestra historia republicana que la ciudadanía tenga la posibilidad de decidir mediante un plebiscito cuál es el camino a seguir”, afirmó Carnevali.

Por su parte, el profesor Rodrigo Palomo, aseveró que éste “es un paso enorme donde se ha corrido la barrera de lo posible sustancialmente y eso se ha debido fundamentalmente al movimiento social que ha obligado a la clase política a tomar este acuerdo”.

Carta

“Hoy la Constitución no da soluciones efectivas, por lo que meremos como sociedad tener una nueva Carta Fundamental que desde su origen sea democrática. La del 80 tiene quórum mayoritarios y no existe una protección de los derechos. Espero que en este proceso, podamos tener una Constitución lo más participativa posible, dando respuesta a este nuevo Chile que demanda derechos a la educación, salud y vivienda, el reconocimiento de los pueblos originarios, con un Estado social de derecho y no subsidiario como aparece en la Constitución actual”, planteó el abogado constitucionalista Fernando Soto de la Escuela de Administración Pública de la UTalca.

El texto firmado precisa que ésta es una oportunidad “frágil e inédita”, que no se puede desaprovechar. “Este acuerdo ha convocado al pueblo para que en un plebiscito abierto y democrático decida libremente si nos daremos una nueva Constitución. Además será el pueblo el que determine mediante plebiscito la manera en que será representado en la convención y a través de una elección democrática escogerá correspondientemente a sus representantes para el fin exclusivo de redactar la nueva Constitución”.

La profesora María Fernanda Vásquez precisó que como académicos de una universidad pública es relevante difundir su opinión y dar una visión al país de los aspectos positivos del proceso. “Tendremos la oportunidad de deliberar y decidir sobre quienes nos representarán en esta asamblea o convención, y creo que los ciudadanos deben aprovechar esa posibilidad de informarse y participar.  Con el acuerdo logrado, se garantiza un proceso democrático para elaborar un nuevo texto constitucional. En tal sentido, los 2/3 establecidos fue parte de la negociación a la que se arribó para lograr lo anterior, lo que puede operar para los distintos intereses en juego”, afirmó.

Quórum

La declaración señala que “las constituciones recogen acuerdos ampliamente compartidos. Por eso es razonable que ellos sean adoptados por mayorías reforzadas”. Y se explica que en la “Constitución de 1980, el quórum de 2/3 otorga un poder de veto al sector político que la redactó impidiendo que las mayorías democráticas la reformen. En contraste, en la constituyente el quórum de 2/3 hace que la Constitución sea el producto de la voluntad de las grandes mayorías porque se parte de una hoja en blanco que no da ventaja a ningún sector político en particular”.

En este sentido, el profesor Federico Szczaranski se mostró de acuerdo con lo que pactaron los distintos sectores políticos, pero aclaró que es vital que se mantenga y respete la “hoja en blanco”, ya que sino el quórum de 2/3 se torna exagerado. “Si se quita la hoja en blanco del acuerdo, significa que cuando no se alcancen los 2/3 se mantendrá la regla por defecto, que aparece en la Constitución de 1980, por ello es importante que la ciudadanía se informe y clarifique sus dudas sobre el proceso y eso es lo que intentamos con esta declaración”.

“Reivindico la oportunidad histórica que significa este acuerdo, que fue suscrito por representantes de partidos tan diversos en un contexto político donde hace un mes nadie se imaginaba que esto iba a ser posible, yo prefiero apostar por confiar, por darle una oportunidad a este acuerdo, sin desatender las urgencias, sin desatender la necesidad de una agenda social económica potente”, destacó el profesor Diego Palomo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: